11 Cosas que deberías saber antes de comprar un SSD (Solid State Drive)

SSD Si comparamos las unidades de almacenamiento en estado sólido con los discos duros clásicos, debes saber que estos pueden ofrecerte una gran mejora de velocidad a la hora de iniciar tu ordenador y de ejecutar y trabajar con aplicaciones. Los SSD serán la mejor apuesta posible si eres un usuario cansado y molesto por la lentitud a la hora de iniciar tu ordenador y desesperado por la demora al abrir ciertos programas pesados.

Las SSD son capaces de iniciar tu sistema en menos de 10 segundos en MAC y en Linux, y un tiempo ligeramente superior en Windows. Al cambiar de los discos tradicionales a los SSD, estarás ahorrándote de 15 a 25 segundos cada vez que inicies tu ordenador

En un SSD, la mayoría de tus aplicaciones se cargarán de forma instantánea y conseguirás copiar o mover archivos en un suspiro. Pienso que te habrás hecho a la idea de cambiarte a SSD antes de acabar este artículo. Una vez hayas adquirido uno, te recomiendo que le eches un ojo a este artículo Que hacer y no hacer para maximizar el rendimiento y la vida útil de tu SDDe

Sin embargo, cuando compres un SSD para tu ordenador, hay un montón de cosas que debes de tener cuenta a la hora de realizar tu elección. Existen algunos parámetros que son realmente relevantes a la hora de adquirir un disco u otro, y algunos otros que puede que no tengan una importancia realmente significante, por lo que vamos a echarle un vistazo a las cosas que deberías saber antes de comprar un disco SSD.

1. Capacidad del disco SSD

Cuando compras un SSD para tu portátil o sobremesa, puedes mantener tu SSD para el sistema operativo y los programas y un disco HDD secundario para tus datos en una Configuración de Doble Disco. Un SSD de 40GB es suficiente para ejecutar tu PC sobre un sistema operativo Windows o Mac y un par de aplicaciones esenciales. Pero si te puedes permitir un SSD de 80GB, es un tamaño decente y no tienes que preocuparte por quedarte escaso de memoria durante un tiempo.

No puedes elegir un tamaño más pequeño si estás planeando reemplazar todo tu HDD con un nuevo SSD (Configuración de Disco Simple). Un SSD de 250GB debería ser el punto de partida para que tu ordenador se pueda hacer cargo de tu sistema operativo, aplicaciones y datos. Hay un punto de equilibrio entre el tamaño y el precio del SSD; puedes obtener el Disco Sólido Interno Crucial MX200 SATA 2.5” de 500GB por cerca de $150 en Amazon.

2. Rendimiento del SSD

Los fabricantes ofrecen las especificaciones del rendimiento del SSD en relación a la velocidad de lectura secuencial y de escritura secuencia, que normalmente va más allá de los 500MB/s en lectura y un poco menos en escritura. Hay buenas herramientas para comprobar el rendimiento de tu SSD, y puedes comprobar la salud de tu SSD y monitorizar su rendimiento con esas herramientas.

El proceso de lectura y escritura secuencial se realiza con grandes bloques contiguos de datos para medir el rendimiento del disco. (Samsung Pro ofrece una lectura secuencial de 550MB/s y una escritura secuencial de hasta 520MB/s). Normalmente, alrededor del 50% de las operaciones de lectura y escritura son secuenciales para un usuario medio.

3. Tasa de Transferencia de Datos Aleatoria de los SSD:

Las velocidades aleatorias de escritura y lectura de los SSD son otro de los factores para medir el rendimiento de un SSD. Las pruebas de lectura y escritura aleatorias se realizan con pequeños bloques en ubicaciones aleatorias del disco. La escritura aleatoria significa que pagas una penalización por el disco en busca de espacio libre y escritura. Naturalmente, este proceso será más lento en comparación con el manejo de datos secuencial. Normalmente, alrededor del 25% de las operaciones de lectura y escritura son aleatorias para un usuario medio. El Samsung Pro es uno de los mejores SSD de Amazon y te da 550MP/s de velocidad de lectura secuencial, mientras que la velocidad de lectura aleatoria baja hasta los 100K IOPS y la velocidad de escritura aleatoria llega hasta los 90K IOPS.

4. La Memoria Flash de los SSD:

Los discos de estado sólido se basan en memorias flash con distintos niveles de memoria NAND. La tabla inferior nos da un vistazo rápido de las tecnologías disponibles a día de hoy en el mercado.

Tipo

Nombre

Capacidad

Velocidad

Vida útil

Precio

Durabilidad

SLC

Single Level Cell

1bit NAND

Rápida

100K escrituras de celdas

Alto

Alta

eMLC

enterprise MLC

2bits NAND

Media

30K escrituras de celdas

Media

Media

TLC

Triple Level Cell

3bits NAND

Baja

3K escrituras de celdas

Media

Media

MLC

Multi Level Cell

34bits NAND

Baja

3K escrituras de celdas

Baja

Baja

             

En lo SSD aún no se ha alcanzado el nivel de madurez, y los fabricantes están lanzando tecnologías avanzadas y técnicas de fabricación eficientes cada día para mejorar la vida y el rendimiento de sus discos.

5. Duración MTBF de los SSD (Fiabilidad):

El Mean Time Between Failures o tiempo medio antes de fallo (MTBF) es el total de horas de un producto estimado por el fabricante dividido entre las unidades fallidas. Un alto MTBF es siempre un buen indicador, pero no garantiza que ese producto vaya a durar ese tiempo. La fiabilidad de los SSD están en el rango de dos millones de horas.

6. Soporte de TRIM en los SSD:

El soporte para TRIM ayuda a mantener el rendimiento de un SSD igual durante todo el tiempo, al limpiar los archivos eliminados. Este proceso de realizar una recolección de archivos basura en segundo plano reduce la latencia y mejora el rendimiento del disco, En la mayoría de sistemas operativos Windows y MAC modernos, el propio sistema operativo se encarga del TRIM del SSD. Pero los SSD para sistemas operativos antiguos como Windows XP tienes que comprar un disco que proporcione la función TRIM de forma incorporada en el SSD.

7. Código de Error de Conexión (ECC)

El error de detección y los códigos de corrección se usan en los SSD para proteger los datos contra daños. Si tienes que elegir un modelo basándote en el ECC, opta siempre por el SSD con ECC.

8. Encriptación del SSD:

La mayoría de los SSDs ofrecen un nivel de encriptación AES de 256bit. Tienes que pensar si planeas usar tu disco SSD para almacenar archivos sensibles además de cargar el sistema operativo desde él.

9. Marca, garantía y soporte del SSD:

Al ser todavía una tecnología nueva, los SSD no son fiables al 100% como los HDDs. Los fabricantes siguen intentando mejorar tanto el hardware como el firmware de sus SSD. Al elegir tu SSD, siempre es bueno comprar la última tecnología de una marca conocida, para una mayor duración y un mejor rendimiento. Hemos elegido un par de SSD basándonos en nuestra experiencia y en las opiniones de los usuarios.

Si te preocupa perder los datos, por favor, sé cauteloso al invertir en un SSD. Elige siempre una buena marca y una tecnología nueva, y mira los análisis antes de elegir el disco adecuado.

10. Interfaz del hardware del SSD:

La mayoría de SSDs vienen con soporte incorporado para interfaz Serial ATA (SATA). La velocidad de transferencia puede variar según la versión del SATA. Los nuevos SSDs soportan hasta SATA III, que ofrece una velocidad de transferencia de 6GB, mientras que el SATA II es capaz de transferir 3GB y el SATA I está limitado a una transferencia de datos de 1.5GB. Por favor, comprueba la tasa de transferencia de datos de tu ordenador, pero te recomendados comprar el modelo con la mayor velocidad posible, ya que las versiones SATA son retrocompatibles. Incluso si compras un disco SATA III, funcionará con el hardware de SATA I de tu PC.

11. Factor de Forma del SSD:

No tienes que preocuparte por el factor de forma del SSD si planeas comprar un SSD para tu equipo de sobremesa. Para tu portátil tienes que comprobar el tamaño de la ranura disponible (normalmente será una ranura de 9mm). La mayoría de SSDs vienen con un grosor de 7, y puedes instalar un SSD con un anillo espaciador si tienes una ranura para HDD de 9mm de grosor en tu portátil.

Recomendamos establecer una configuración de doble disco con tu nuevo SSD para el sistema operativo y los programas y un disco antiguo para los datos. Esto debería garantizar la seguridad de tus datos incluso si pierdes tu SSD. Como norma general, mantén siempre una copia de seguridad.

Al igual que el artículo? ¡Compártelo!
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *