Manos a la obra con el iPhone X: La pantalla OLED y HDR eclipsan al resto de características

En el iPhone X, la pantalla y el sistema de reconocimiento facial, sobresalen sobre el resto de cualidades.

El iPhone X de Apple tiene la mejor pantalla que jamás haya visto en un teléfono, logrando un perfecto balance entre el tamaño del dispositivo y el de la pantalla, o al menos es lo que yo pienso. Cuando tuve el teléfono por primera vez en mis manos, en el evento de Apple en el teatro Steve Jobs, en Copertino, lo primero que me llamo la atención y me convenció fue la pantalla.

Pero también es verdad, que si el iPhone destaca por su pantalla, este no lo hace menos por su nuevo sistema de reconocimiento facial. Fue exactamente por esto que al usar el dispositivo sentí una especie de sentimientos opuestos. De nuevo, la manera de interactuar con el teléfono ha cambiado-el lado positivo, es que prácticamente es tan eficiente como siempre con algún ajuste diferente. Puede que el negativo sea, que quizás sea menos elegante

Pero Bueno, es lo que siempre hace Apple. Comencemos con el diseño.

iPhone X

Diseño y experiencia de usuario

Primero hablemos del tamaño: en mis manos el iPhone X me provoca una sensación muy similar a la del iPhone 7 y 8; el tamaño puede que sea mínimamente diferente, pero si nadie te lo dice, probablemente no te des cuenta. Solo pude sentir la diferencia al mantener un iPhone 7 en una mano y un iPhone X en la otra. Pero si, el iPhone X es un poco más largo tanto vertical como horizontalmente —por 0.21 y 0.15 pulgadas respectivamente. El grosor, por su parte, es prácticamente el mismo.

Sin embargo, la pantalla es mucho más grande. Con 5.8 pulgadas, la pantalla del iPhone X es más grande que la del iPhone 7. Esta ocupa toda la superficie delantera del dispositivo excepto una parte pequeña en la zona superior donde se encuentra la cámara frontal, algún que otro hardware y algún otro pequeño bezel.

Este “slither” corta la pantalla, lo que podría resultar un poco raro sino fuera porque esa área solía estar ocupada por la “status bar”, o barra de estado, en versiones anteriores del IPhone. Inmediatamente, quise saber si esta podría ser para video de 16:9; la respuesta es “no” a no ser que lo hayas aumentado hasta rellenar por completo el agujero. La relación de aspecto del teléfono cuando lo sujetas en modo paisaje es más amplio que 16:9. Esta área del teléfono es solo negra.

Si eres un desarrollador de aplicaciones o juegos seguramente vas a acabar tirándote de los pelos en un futuro, ya que la nueva relación de aspecto o “aspect ratio” va a significar un montón de trabajo para algunas aplicaciones y juegos…otra vez. Hoy en día el ratio es diferente entre el iPhone 7, 8 y el X, por lo que tendrás que dar soporte a ambos para lograr que los usuarios tengan la mejor experiencia de uso. Es como ya pasó en el pasado con el iPhone 5. Incluso si no eres un desarrollador, deberás de tener en cuenta este aspecto y ser consciente de que va a haber un periodo de transición como el que hubo del iPhone 4 al 5.

iPhone X

La parte delantera del IPhone X es totalmente negra, y esos negros son los mismos incluso cuando el X está encendido y no hay nada que enseñar en ese pixel.

Si estas gestionando una aplicación diseñada para la pantalla de dispositivos anteriores debes de saber que la transición no va a ser tan dolorosa como con el iPhone. Gracias a la pantalla OLED, esos bordes son realmente negros. Estos se mezclan sin ninguna dificultad en el cuerpo físico del teléfono, parecen como si fueran parte de un bezel de mayor tamaño. Las imágenes aparecen de la misma manera que lo harían en un iPhone 7 u 8.

Con la aparición de esta pantalla que ocupa prácticamente toda la parte delantera vamos a perder el botón “home” y el “touch ID”. Esto significa que ya no podrás utilizar tu huella dactilar para desbloquear el terminal; ahora usaras tu cara y un movimiento de arrastre. Arrastrar para desbloquear me parece antiguo y honestamente, yo no soy muy fan.

Al configurarlo, tu iPhone X mapeará tu cara en tres dimensiones. Después de esto, al encender tu teléfono podrás desbloquearlo simplemente mirando a la cámara frontal y arrastrando de abajo hacia arriba en la pantalla de tu dispositivo.

Para volver a la pantalla de inicio desde una aplicación, usarás el mismo gesto desde dentro de la aplicación. Para acceder a la vista multitareas, deberás deslizarte media pantalla hacia arriba. El gesto necesario para acceder a la vista multitarea me ha generado cierta frustración al principio, ya que no había una indicación lo suficientemente clara de que tan lejos necesitaba ir o cuando podía parar. Seguramente me adaptaré, pero no me ha resultado muy intuitivo, y (normalmente) si hablamos de Apple, esperas algo mucho más intuitivo.

La vista en multitareas es bastante similar a la que ya conocemos, con una serie de pestañas, con forma de carta, descendiendo en forma horizontal a través de la pantalla. Mientras que en el IOS 10 usado en iPhone 7, debes arrastrar hacia arriba las pestañas para cerrar la aplicación, en el iPhone X, que usa IOS 11, tendrás que mantener tu dedo presionando una de las pestañas hasta que un indicador rojo aparezca en todas las demás. A partir de ese momento podrás cerrarlas.

La vista de multitareas funciona de la misma manera que en versiones anteriores, con el signo “menos” de color rojo ubicado en las esquinas. Personalmente, no me puedo considerar un fan de “algo” que me obliga a mantener mi dedo presionando la pantalla por un rato tan solo para acceder a una función básica. Esta parte no me hace sentir realmente feliz.

Otras funciones, antes ubicadas en el botón “home”, han sido cambiadas y trasladadas, por ejemplo, el representante de Apple dijo que puedes tomar una foto de la pantalla o “screenshot” manteniendo presionados de forma simultanea el botón de encendido y el de volumen; anteriormente esta función se realizaba con el botón de volumen y el botón “home”.

Reconocimiento facial

Desafortunadamente no tuve la posibilidad de probarlo por mi cuenta y solo pude observar su funcionamiento. Principalmente, porque el iPhone solamente conocía la cara del empleado que lo estaba mostrando, y no la mía. El reconocimiento parece funcionar de forma rápida, pero como dije anteriormente, no estoy del todo convencido de que este sea preferible al clásico botón “home”.

Apple expone que con el reconocimiento facial ganaremos en seguridad. Sin embargo, mucha gente piense que el “Touch ID” era lo suficientemente seguro, por otro lado, puede ser que para personas trabajando en ciertos campos esta nueva característica les resulte muy positiva.

La aplicación que la mayoría de personas le van a dar a este nuevo tipo de tecnología va a estar relacionada con la fotografía. Los nuevos filtros podrán mapear mascaras 60D en tu cara al hacer un “selfie”.En uno de ellos puedes pasar tu mano en frente de tu cara e ir cambiando mascaras. El filtro es elegante, pero al fin y al cabo, solamente es una nueva versión del popular Snapchat.

Uno de los aspectos que más me llamó la atención fue e “Portrait Lighting” o iluminación para retratos. La misma tecnología que es usada para reconocer tu rostro e identificarlo, es también utilizada para mapear la cara de la persona que sale en la foto. Usando esta información, este puede utilizar diferentes iluminaciones para el escenario de la foto—tanto en el momento en el que estas tomando la foto, o incluso después de haber tomado la misma. “Portrait Lighting” es la característica del iPhone X, que al usarlo, me ha resultado verdaderamente revolucionaria.

También hay que fijarse en los pequeños detalles; También quedé encantado por otros detalles que hacen uso de esta tecnología. Por ejemplo, imagínate que tienes el volumen de tu teléfono o la alarma al máximo para asegurarte de que vas a ser capaz de oírla. Al coger tu teléfono para ver quien está llamando o para apagar la alarma, la cámara frontal reconocerá que ya te has dado cuenta de que el teléfono está sonando, y automáticamente reducirá el volumen. Sutil y sofisticado.

iPhone X

Los “Animojis” son divertidos, pero no sofisticados

Y también tenemos los “animojis”—emojis animados para tus mensajes que están basados en tus expresiones faciales. No obstante, esta idea no es nueva. Obviamente, ya hemos tenido la oportunidad de ver algo similar antes en Snapchat, pero algunos juegos online como EverQuest II y más recientemente, Star Citizen, han estado haciendo uso de “animojis” ,todavía más similares, desde hace años, con la intención de dotar de expresividad a los avatares usados en videojuegos.

A pesar de la nueva tecnología de mapeado facial 3D, los “animojis” no parece que sean más sofisticados que los que ya se han visto anteriormente en juegos que utilizan “webcam” normales. Pero no importa. Estoy seguro de que yo los voy a usar frecuentemente—y la mayoría de mis amigos no los van a encontrar aburridos, lo prometo.

Yo también grabé la voz para alguno de estos emoticones Puedes grabar una pista de audio con tu voz para cada “animoji” y luego mandarlo a través de un mensaje. El cuadro de texto mostrará un la cabeza de un dibujo parlante con tu voz. La verdad que honestamente da un poco de grima el escuchar al emoticón con tu voz.

Es justo reconocer que esta tecnología parece adaptarse de forma más natural que en los videojuegos. Los” animojis” funcionan perfectamente, y basándome en mi uso, creo que van a llegar a ser muy populares.

OLED

Más que el diseño o la tecnología de reconocimiento facial, lo que realmente destaca y diferencia al iPhone X de otros es su pantalla.

Si le estas dando vueltas a los números debes saber que la pantalla no supera a la del Samsung Galaxy S8, ni en número de pixeles ni en pixeles por pulgada. La pantalla del iPhone X tiene una resolución de 2436 x 1125 a 458 ppi. La competencia de Samsung ofrece 2960 x 1440 a 571 ppi.

De todas formas, la calidad de la pantalla del iPhone X es sobresaliente. Aunque resulte difícil juzgar la pantalla del teléfono en la sala de exposiciones, el balance de colores era espectacular. Los negros eran completamente negros, incluso cuando las partes más iluminadas de fotos o videos eran lo suficientemente brillantes para sobreponerse a la iluminación de la habitación.

El iPhone X graba video a 4K, aunque su pantalla no es 4K. ¿Se necesita realmente una calidad de 4K en una pantalla de 5.8 pulgadas? Probablemente no. Y como Tim Cook dijo hoy en el escenario, las pantallas 4K no son tan impresionantes como las HDR.

En una palabra, HDR es: increíble. Es el tipo de pantalla más relevante desde la aparición del HD. Es difícil de explicar solo con palabras. Tienes que verlo; no podrás llegar a apreciar todo lo que tiene que ofrecer a través de fotografías o videos. 4K es fácil de agarrar; tiene más pixeles, por lo que es más suave. ¿Y el HDR?

La explicación más corta que os puedo ofrecer aquí es que el HDR incrementa la precisión y el rango de pasos entre los pixeles negros y los blancos. El contraste es a menudo medido calculando que tan grande es el hueco entre los blancos y los negros, pero el HDR mejora la especificidad con las luces blancas (y colores) con la que pueden ser mostradas. El efecto es poderoso, tanto si estás viendo la imagen en una nueva televisión o en el nuevo iPhone.

iPhone X

HDR es increíble, pero no podrás apreciarlo en estas fotos.

Está claro que lo verdaderamente importante del HDR es el contenido al que podemos acceder. La mayoría del contenido para HDR hoy en día lo podemos encontrar en videojuegos diseñados para videoconsolas de casa y Ultra HD Blu-rays. Obviamente, este no puede utilizarse en el iPhone ,pero Apple anunció hoy que películas en 4K y HDR podrán encontrarse pronto en iTunes Store, además, la librería Amazon Prime Originals, también estará disponible en 4K y HDR. Apple no lo mencionó, pero Netflix y algunas otras plataformas, también soportan HDR. YouTube HDR acaba de ampliarse a una serie de terminales Android como el Pixel, Galaxy S8, LG V30, y Note 8,que pretenden hacer frente al nuevo teléfono de Apple en este aspecto. Ya sabes casi todo los que se puede saber, ya que todavía es temprano para un análisis más profundo.

El iPhone X que yo usé estaba cargado con un montón de fotografías y videos HDR. Las imágenes HDR se veían igual de bien que en mi LG HDR OLED TV en mi casa. Una foto en particular-la silueta de una mujer con su brillante pelo iluminado por una luz trasera, estilo eclipse- parecía algo impensable de ver en un iPhone 7.

La curva de resolución está bien, pero no pude apreciar demasiado bien esa parte. Sin embargo sí que me di cuenta del ratio de contraste y de la precisión del HDR y el OLED. Es una de esas cosas que te hacen pensar que nunca vas a volver a usar antiguos dispositivos.

Que el diseño es elegante es algo que todos esperábamos. El reconocimiento facial del iPhone X esta guay, pero no me pareció que fuese fácil de utilizar, y personalmente no me parece que sea mejor que el “Touch ID”. Por otro lado, la pantalla me impresionó mucho, tengo que reconocer que soy un entusiasta en cuanto a calidad de la imagen. Seguramente la pantalla del iPhone X va a lograr que este sea una compra obligada para todos los fieles usuarios de Apple.

Si eres un usuario de terminales de alta agama de Android, no creo que la pantalla vaya a ser tan sorprendente para ti como para un usuario de iPhone 6 o 7. Como siempre, el software es lo más importante.

Lee mas:
iPhone X y el iPhone 8

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *