Mejor VPN 2018 de pago: Cómo elegir una VPN

Puede que sepas qué es una red privada virtual (VPN), pero es poco probable que uses una. Realmente deberías estar usando una VPN. Al final la acabarás considerando tan vital como tu conexión a Internet. Te vamos a explicar por qué y cómo elegir un proveedor de VPN, además de darte una lista de las mejores VPN que merecen la pena tener en consideración.

Cuando escribimos este artículo, nos dimos cuenta de varias cosas. En primer lugar, ser “el mejor” es muy importante para los proveedores de VPN, y lucharán duro para ser identificado como uno de ellos. En segundo lugar, hay tantos proveedores de VPN que es difícil elegir uno realmente bueno. Todas las VPN no se diseñan de igual forma, y en este post vamos a ver qué es una VPN, por qué necesitas una y cómo elegir la mejor para ti. Comencemos.

¿No quieres leerlo todo?

Este artículo tiene mucha información, y es posible que simplemente quieras instalar una VPN para poder intentar ver tu programa de TV o película favorita en un servicio en streaming al otro lado del mundo y que está restringido geográficamente de forma injusta, o que estés buscando algo que te proteja mientras descargas torrents.

Así que aquí van nuestras principales elecciones y por qué las hemos escogido:

¿Qué es una VPN?

Dicho de forma simple, una red privada virtual es un grupo de ordenadores (o redes discretas) conectadas entre ellas a través de una red pública, es decir, de Internet. Las empresas usan las VPN para conectar centros de datos remotos. Los particulares pueden usar las VPN para acceder a recursos en red cuando no están físicamente en la misma LAN (red de área local) o como forma de asegurar y encriptar sus comunicaciones cuando están usando una red pública poco fiable.

Cuanto te conectas a una VPN, ejecutas en cliente VPN en tu ordenador (o pinchas en un enlace de una página especial), inicias sesión con tus datos y tu ordenador intercambia claves de confianza con un servidor remoto. Una vez que ambos ordenadores han verificado la identidad de otro, todas tus comunicaciones a través de Internet se encriptan y se protegen frente a posibles intercepciones.

Lo más importante que debes saber sobre una VPN es: Protegen las conexiones por Internet de tu equipo para garantizar que todos tus datos se envían y reciben encriptados y de forma segura frente a ojos indiscretos.

No importa que la VPN con la que estás familiarizado sea ofrecida por tu centro de estudios o tu empresa para ayudarte a trabajar desde localizaciones remotas o sea una opción de pago para poder ver tus series favoritas de otros países a medida que se emiten; todas hacen lo mismo.

Por qué necesitas una VPN

Una VPN por si sola es una forma simple de reforzar tu seguridad y acceder a recursos de una red a la que no estás físicamente conectado. Lo que elijas hacer con la VPN es una historia diferente. Normalmente, los usuarios de una VPN entran dentro de varias categorías diferentes:

1. Cuando estás en un Wi-Fi público

Cuando usas una red Wi-Fi pública, aunque esté protegida por contraseña, una VPN es tu mejor aliada. Si un hacker está en la misma red Wi-Fi, para él es bastante fácil espiar tus datos. La seguridad básica que usa una cafetería normal y corriente, con una contraseña WPA2, no te protege de verdad frente a otros en la misma red de una forma efectiva.

Usar una VPN añadirá una capa de seguridad extra a tus datos, asegurándote evitar el ISP de tu cafetería y encriptar todas tus comunicaciones. Los hackers tendrán que buscar una presa más fácil.

2. Cuando estás de viaje

Si estás de viaje por un país extranjero (digamos por China, donde sitios como Facebook están bloqueados), una VPN te puede ayudar a acceder a servicios que puede que no estén disponibles en ese país.

A menudo, la VPN te permitirá usar servicios de streaming por los que pagas y puedes acceder a ellos desde tu país, pero que por temas de derecho internacional no están disponibles en otros países. Usar una VPN puede hacer que disfrutes del servicio tal y como harías si estuvieras en casa. El uso de las VPN experimenta grandes picos desde países distintos a los Estados Unidos durante eventos como la Super Bowl y el March Madness. Netflix siempre está intentando banear a los usuarios de VPN, pero muchos proveedores de VPN están continuamente adaptándose a sus servicios como respuesta. Es un poco como el juego del gato y el ratón, pero algunas VPN, de hecho, consiguen escapar una y otra vez.

Los viajeros también pueden encontrar pasajes más baratos al usar una VPN, ya que los precios pueden variar de un país a otro.

3. Cuando trabajas o estudias a distancia

En estos casos, por lo general se usa el servicio VPN proporcionado por la empresa o el centro de estudios para acceder a recursos de su red corporativa cuando están en casa o de viaje. Al igual que protege los recursos de la red al usar los puntos Wi-Fi de aeropuertos o cafeterías, las VPN ayudan a asegurarnos de que nadie está vigilando nuestra conexión. En la mayoría de los casos, estas personas ya tienen un servicio de VPN gratuito, por lo que normalmente no van a comprar otro.

4. Cuando eres un disidente políticos

Algunos países no tienen la misma protección para la libertad de prensa y de expresión que muchos países occidentales tienen, y algunos regímenes pueden incluso tomar medidas severas para monitorizar y emprender acciones contra aquellos que vean como una amenaza para el régimen.

No hace falta decir que para los disidentes políticos, usar una VPN (entre otras herramientas de privacidad) es esencial para usar Internet dentro de un régimen opresor. Sin embargo, no son una solución infalible, y los gobiernos están empezando a restringir su uso.

5. Cuando simplemente quieres privacidad

Incluso en la comodidad de tu propio hogar, haciendo las actividades normales en Internet, usar una VPN no es una mala idea. Por lo general, evita que dejes rastros en la web que pueda seguir tu ISP.

Pese a ello, al elegir una VPN para navegar en el día a día, merece la pena investigar un poco.

6. Una combinación de los anteriores

Estas categorías no son mutuamente excluyentes, y muchos de nosotros podemos encajar en una o más de ellas. En todos estos casos, un servicio de VPN puede ser útil.

Incluso si ninguno de los casos mencionados te parecen adecuados para ti, también puedes beneficiarte de usar una VPN. Definitivamente deberías usar uno al viajar o trabajar desde una red que no sea de confianza (es decir, una red que no poseas o manejes tú mismo). Abrir el portátil en una cafetería e iniciar sesión de Facebook, o usar el Wi-Fi de tu teléfono para comprobar tu email desde el aeropuerto, puede ponerte en riesgo.

VPN gratis, ¿por qué no?

Con una VPN, es cierto que puede que tu ISP no tenga más acceso a tus datos de navegación, pero ahora lo hace el proveedor de VPN. Algunas VPN incluso venden esos datos a terceros, igual que puede hacer, o no, tu ISP, por lo que de esa forma podrías estar en la misma posición del principio. Es por eso por lo que debes tener una especial cautela con las VPN “Gratuitas”. Estos servicios tienen que ganar dinero, y es probable que tus datos sean su principal fuente de ingresos. Dicho esto, los términos de la VPN pueden ser más favorables para tu privacidad que, digamos, los de Comcast. Sin embargo, si quieres mantenerte seguro, es mejor que pagues por una VPN.

La etiqueta de gratuito es siempre tentadora, pero a menudo tiene más sentido pagar. Los proveedores gratuitos de VPN tienen más posibilidades de guardar tus actividades y mostrar anuncios contextuales mientras estás conectado. También es más probable que usen tus hábitos de uso para adaptar futuros anuncios a ti, y con frecuencia tienen menos localizaciones de salida y un menor compromiso con la privacidad. Si estás intentando acceder a servicios del extranjero, los proveedores gratuitos muchas veces sin identificados y bloqueados rápidamente por los propietarios de contenidos, por lo que tengas que cambiar muy a menudo. Si la privacidad y los datos de acceso son importantes para ti, lo mejor es que los evites. Sin embargo, si simplemente quieres una seguridad rápida y sin complicaciones mientras viajas con poco presupuesto, son una opción a tener en cuenta.

Algunas VPN de pago también almacenan tus datos de usuario, por lo que la ISP podría requerirlos al proveedor del servicio. Dicho eso, para las instituciones policiales o judiciales es más difícil obtener esos datos si tu VPN no se ubica en tu país.

En resumen: Si te preocupa la privacidad por cualquier motivo, usar una VPN es una gran opción. Simplemente asegúrate de que lees la letra pequeña del proveedor VPN que elijas. Y no siempre te creas lo que digan: algunos proveedores VPN afirman que no guardan los datos de sus usuarios, pero terceras partes han descubierto evidencias de que en realidad sí lo hacen. Así que, elegir una VPN que no se ubique en tu país es la mejor opción.

¿Qué debe tener una buena VPN?

Las mejores VPN ofrecen un sólido balance entre funcionalidades, localizaciones de servidores, protocolos de conectividad y precio. Algunas son muy buenas para un uso ocasional, otras están diseñadas para evitar las restricciones de localización que las compañías imponen en sus apps y servicios, y otras están enfocadas a usuarios que descargan muchos datos y quieren algo de privacidad mientras lo hacen. Esto es en lo que te tienes que fijar.

  • Protocolo: Al buscar proveedores de VPN, verás términos como SSL/TLS (a veces referido como soporte para OpenVPN), PPTP, IPSec, L2TP y otros tipos de VPN. Preguntamos a Samara Lynn, analista principal para redes y pequeñas empresas de PCMag, qué opciones son las más útiles. “El SSL es lo que se una normalmente hoy en día”, afirma, pero resalta que los detalles son menos importantes para la mayoría de usuarios. “Todos estos protocolos proporcionan una conexión segura”.
  • Localización de la compañía y las salidas: La localización de tu servicio y las “localizaciones de salida” que puedes elegir para identificar el país desde el que estás navegando con consideraciones clave. Si quieres ver el servicio BBC iPlayer, por ejemplo, tu proveedor de servicio VPN debe tener servidores en Reino Unido. Si te preocupa la privacidad o la vigilancia auspiciada por el estado, es posible que quieras elegir un servicio que opere fuera de tu país de origen. Es importante asegurarse de que una VPN tiene servidores en múltiples localizaciones, o al menos en la localización que te interese, antes de hacer la compra.
  • Registros: Cuando te conectas a una VPN, confías tus datos al proveedor del servicio. Tus comunicaciones pueden estar a salvo de ojos indiscretos, pero otros sistemas en la misma VPN, especialmente el operador, puede registrar tus datos si así lo desean. Si esto te preocupa, asegúrate por completo de que conoces las políticas de registro de tu proveedor antes de suscribirte. Esto también se aplica a la localización: si tu compañía no mantiene registros, no importa tanto dónde esté ubicada. Para una buena lista de proveedores VPN que no guardan tus actividades al conectarte (y muchas lo hacen).
  • Funciones antimalware y antispyware: Usar una VPN no significa que seas invulnerable. Aún debes asegurarte de que estás usando HTTPS siempre que sea posible, y tienes que tener cuidado con lo que descargas. Algunos proveedores de servicio VPN, especialmente para móviles, equipan sus clientes con escáneres antimalware para asegurar que no descargas virus o troyanos. Cuando vayas a elegir uno para comprar, mira si los proveedores que te interesan ofrecen protección antimalware mientras estás conectado. Por ejemplo, el ya mencionado Hotspot Shield ofrece protección contra malware a sus usuarios premium. Puede que no sea algo decisivo para ti, pero siempre está bien tener a alguien que vigile tu espalda.
  • Apps móviles: Si vas a gastar dinero en un proveedor de servicios VPN, deberías disfrutar de una experiencia consistente en todos tus dispositivos. Los proveedores más destacados ofrecen soluciones móviles y de sobremesa para usuarios particulares. No deberías tener que usar dos VPN diferentes con dos políticas y términos diferentes solo porque quieras proteger tu móvil además de tu portátil.
  • Precio: Por último, lee los acuerdos de usuario con los ojos bien abiertos. Deberías leer la política de privacidad del servicio en el que estés interesado, y estar muy atento a las diferencias entre los servicios de pago y los gratuitos. La mayoría de proveedores de pago ofrecen pruebas gratuitas, por lo que puedes darle una oportunidad al servicio, pero recuerda: solo porque estés pagando por un servicio no significa que no debas hacer tus deberes.

Lo que hace buena a una VPN es una buena mezcla de funcionalidades y precio, pero hay muchas malas VPN que se hacen pasar por buenas. Busca artículos escritos por fuentes fiables que hablen sobre las ventajas de cada servicio según sus funcionalidades y no solo listas y testimonios de usuarios, que casi siempre son una combinación de usuarios fanáticos y una estrategia de empresa.

Nuestra elección de mejores servicios VPN

A continuación puedes encontrar 3 de los mejores proveedores de VPN. Hay muchas otras opciones, pero estas son sólidas elecciones:

Mejor en general: NordVPN

Fiable, elegante y seguro, todo a un precio razonable.

Hicimos todo lo posible por encontrar fallos en NordVPN, pero no encontramos nada que impidiera que quedáramos impresionados con este simple, elegante y altamente seguro servicio VPN. Por $69 el año de servicio, se sitúa entre las opciones menos caras (VyprVPN, de Golden Frog, por el contrario, puede costar hasta $120 al año) pero aún así ofrece más funcionalidades premium que casi cualquier otro servicio disponible. Los usuarios pueden elegir entre tres métodos de encriptación (PTP, L2TP/IPSec y OpenVPN) para personalizar más su seguridad en móvil y sobremesa, y una sola suscripción cubre seis conexiones simultáneas. Eso es tres veces más que otros rivales destacados, como IVPN y Proxy.sh, por lo que supone una excusa perfecta para ir y comprar esos tres teléfonos móviles extra.

VPNEstas funciones están muy bien sobre el papel, pero nos enamoramos realmente de NordVPN cuando lo probamos por nosotros mismos. Conectarse a una VPN cada vez que entras en Internet puede parecer una molestia, y con algunos servicios de hecho lo es. VPN S, por ejemplo, no fue capaz de conectarse de forma estable ni una sola vez en múltiples intentos, mientras que OctaneVPN ofrecía una interfaz de sobremesa confusa y engorrosa, que nos recordaba a los años 90 en el peor sentido posible.

Pero la simple app móvil dedicada para Android de NordVPN e iOS nos permitió establecer una conexión segura con solo pulsar con el dedo una vez. Muchos VPN parecen estar hechos por programadores o delincuentes — solo tienes que echar un vistazo a esta horrible imagen de la página de inicio de SlickVPN — pero NordVPN ofrece una interfaz atractiva y nada intimidatorio para usuarios de todos los niveles.

Aunque probablemente NorVPN no te brinde la máxima velocidad posible, está bastante por encima de la media: Nuestros test indicaron un descenso de apenas un 14% en la velocidad de navegación, y dado que estamos hablando de milisegundos, es una diferencia que casi ni notamos. Para mejorar las cosas, NordVPN también ofrece servidores streaming dedicados.

¿Otra característica destacada? NordVPN ofrece un nivel de seguridad adicional simplemente por estar ubicado en Panamá y operar bajo jurisdicción de ese país. A diferencia de otros países, Panamá no tiene leyes obligatorias sobre retención de datos, por lo que los usuarios puedes estar completamente seguros de que la promesa de no guardar registros de la compañía no se contradice con las leyes locales. Esto no es algo por lo que la mayoría de la gente tenga que preocuparse, pero refuerza la idea de que NordVPN protege tu información tanto — o más — que cualquier otro servicio del mercado.

Y finalmente, es sorprendentemente atractiva. En lugar de simplemente mostrar una lista de servidores y países, NordVPN te muestra un bonito e interactivo mapa del mundo que funciona muy bien tanto en versión móvil como en sobremesa. Si decides cambiar al formato de lista, te muestra claramente la distancia de cada servidor con respecto a tu localización actual, por lo que siempre sabrás qué conexión es la mejor.

Pros
  • Apps amigables
  • Garantía de devolución de 30 días
  • Servidores VPN de doble salto
  • Servidores VPN Tor-over
  • Soporte de chat en vivo 27/7
  • Sin registros
  • Funciona con Netflix
  • Precio competitivo
  • Función de bloqueo de anuncios
Contras
  • Velocidad variable con algunos servidores

Mejor para streamers: ExpressVPN

Ofrece velocidades consistentemente más rápidas que otros finalistas, pero es un poco más caro: $100 al año.

Como con NordVPN, hay muchos fans de la simple y limpia interfaz para móvil y sobremesa de ExpressVPN, que no te agobia con información innecesaria, pero deja claro que estás protegido. Un gran gráfico de un candado aparece tan pronto como te conectas de forma exitosa a un servidor, y un código de color verde intenso y rojo no deja lugar a dudas sobre tu estado de seguridad actual.

ExpressVPN ofrece 136 localizaciones de servidores alrededor de 87 países (frente al desconocido número de servidores de NordVPN en 49 países). Esta variedad de opciones significa que puedes encontrar una conexión casi en cualquier lugar del mundo. ExpressVPN también te permite cambiar de forma ilimitada de servidores, por lo que puedes probar tantos como quieras para encontrar la conexión más rápida. Y una vez que lo haces, la conexión es rápida. ExpressVPN acabó en lo alto de nuestra prueba de velocidad, reduciendo la navegación menos del 10% y sin comprometer nada en materia de seguridad (la red está protegida con SSL y encriptación de 256 bits).

VPNSi unimos esas altas velocidades con dos de las apps para sobremesa y móvil más limpias que hemos probado, ExpressVPN es un servicio perfecto para aquellos que prefieran no recordar constantemente que están usando un servicio VPN por contar con una velocidad de conexión baja. También es muy estable a esas velocidades; ninguna de las conexiones que realizamos se cayeron en ningún momento del test. La única desventaja real que hemos encontrado es el precio: Por casi $100 al año, ExpressVPN es considerablemente más caro que NordVPN, sin ofrecer mucho más. Puede que merezca la pena si usas una VPN principalmente para streaming y otras actividades que necesiten velocidades muy altas, pero de otra forma es difícil de justificar su diferencia de precio.

Pros
  • Apps amigables y fiables
  • Velocidades excepcionales en toda la red de servidores
  • Garantía de devolución de 30 días
  • Función de túnel dividido (Para Mac OS, Windows y routers)
  • Funciona con Netflix y otros servicios de streaming
  • Soporte de chat en vivo 27/7
Contras
  • Ligeramente más caro

Mejor VPN barata: Private Internet Access

No tan elegante como nuestras otras opciones, pero rápida, simple, segura y por solo $40 al año.

Private Internet Access ofrece muchas cosas que nos gustan: Velocidad, un equipo de soporte atento, miles de servidores para saltar de uno a otro y un bajo coste. Solo cuesta $40 al año, casi la mitad del precio de la suscripción a NordVPN. En resumen, Private Internet Access es una VPN que da lo que promete, y lo hace de forma barata.

VPNComparado con el elegante diseño de nuestras elecciones principales, creemos que la interfaz de Private Internet Acces es notablemente tosca.

Y como puedes ver en la captura de arriba, Private Internet Access también ofrece funcionalidades atractivas, como interruptor de la muerte (Kill Switch), protección frente a fugas de DNS y PIA MACE, que bloquea automáticamente los anuncios y el malware cuando entren en escena. Cuenta incluso con protección de fuga IPv6, que asegura que estés protegido al conectarte a una página web con IPv6 activo (más adelante hablaremos de eso).

Pero como también puedes ver en la captura de pantalla, se trata de una app fea y poco intuitiva. Y creemos que la página web es igualmente confusa. Solo recomendamos Private Internet Access a aquellos usuarios experimentados que solo quieran una VPN que no escatime en las cosas verdaderamente importantes, como la velocidad y la seguridad. Si eres nuevo en esto de usar servicios de VPN y necesitas ayuda con la configuración, en este proveedor es más complicado de averiguarla que en nuestras otras elecciones.

Pros
  • Barato
  • Software minimalista e intuitivo
  • Buenas velocidades y bastantes servidores
  • Seguridad robusta y sin registros
  • Hasta 5 conexiones simultáneas
  • Bloquea anuncios y rastreadores
  • Ancho de banda sin restricciones y soporte para P2P
  • Acepta pagos anónimos, como Bitcoins y tarjetas regalo
Contras
  • No desbloquea Netflix

Otros servicios de VPN a considerar

Normalmente no recomendamos servicios VPN gratuitos, ya que nuestras investigaciones sugieren que estos proveedores son normalmente más lentos y ofrece una seguridad menos exigente, además de una experiencia por lo general decepcionante. Pero la VPN gratuita de Cyberghost cumple con todos nuestros requisitos, y si el precio es tu único factor determinante, no encontrarás una mejor opción gratuita. El servicio es fácil de usar y ofrece todas las protecciones clave que buscamos en una buena VPN, como IP compartidas, interruptor de la muerte (Kill Switch) y protección frente a fuga de DNS. Aquí van algunas desventajas: Solo puedes conectar un dispositivo, y durante nuestras pruebas de velocidad, el servicio se ralentizó en torno a un 40%, una diferencia suficiente para que la navegación fuera frustrante. Si puedes ahorrar algunos dólares al mes, te recomendamos nuestra opción económica, Private Internet Access, ya que es una elección más fiable.

IVPN también merece ser considerada. Logró un impresionante segundo puesto en nuestra prueba de velocidad, y a diferencia de Cyberghost, cuenta con una interfaz suficientemente simple y ágil para que los novatos se puedan familiarizar rápidamente con ella. La compañía también tiene un claro compromiso con la privacidad, con una política de privacidad transparente, así como una colección de guías sobre privacidad diseñadas para aclarar cualquier duda. Por $100 al año, sin embargo, IVPN es más bien caro, y no se destaca frente a nuestras principales opciones. No hay nada malo con él, pero tampoco ofrece nada que no tengamos ya con NordVPN o ExpressVPN.

Consejos adicionales para una navegación segura

Sé cauteloso con los datos que compartes en las redes sociales

Robert Schifreen, fundador de SecuritySmart y experto en seguridad en Internet, alerta de que una VPN no te será de ayuda si no utilizas Internet de forma inteligente. Plataformas sociales como Twitter y Facebook son lugares en los que ve una vulnerabilidad real.

“Si quieres ser hackeado como resultado de usar las redes sociales, es muy fácil. Solo tienes que asegurarte de publicar un montón de información personal. Hazla pública. Y usa en tus cuentas de redes sociales la misma contraseña que usas en todos los demás sitios.”

Robert SchifreenFundador de SecuritySmart

“Muchos de esos datos – ¿A qué colegio fuiste? ¿Cuál era el nombre de tu mascota? – es realmente fácil de obtener de los perfiles de redes sociales”, explica Golbeck. En lugar de eso, asegúrate de que tus preguntas de seguridad traten sobre temas que probablemente nadie sepa, como motes olvidados de tu infancia o aficiones que nunca compartiste con nadie.

Invierte en un administrador de contraseñas

Entre el riesgo de que te roben la contraseña, la necesidad de cambiarla de forma periódica para tener contentos a Facebook y Gmail y los expertos que alertan sobre el peligro de usar la misma contraseña para todas estas cuentas, puede ser complicado estar al corriente de tus propios datos. Un buen administrador de contraseñas puede salvarte la vida y mantener guardados todos los datos de inicio de sesión por ti, y todo lo que tienes que hacer es recordar una contraseña principal.

  • No confíes en el administrador de contraseñas integrado en tu navegador. Probablemente has recibido mensajes de ayuda de tu navegador como este: “Deseas que Chrome recuerde tu contraseña?” Simplemente dí que no. Wired informa de que los navegadores web no tienen el mismo compromiso con la encriptación que los administradores de terceros. Opera, por ejemplo, sufrió una brecha de datos en 2016 que dejó al descubierto las credenciales de 1,7 millones de usuarios.
  • Usa un administrador de terceros encriptado. A diferencia de tu navegador web, estos proveedores se basan en algoritmos increíblemente complejos que son casi imposibles de piratear. A nosotros nos gusta Dashlane, que ofrece tanto un servicio gratuito como uno por $3,33 al mes, y tambiém puedes mirar opciones con un precio similar, como 1Password ($2,99 al mes).

No olvides los programas antivirus, los bloqueos de pantalla y las conexiones seguras.

Estos consejos pueden parecer muy simples para tratarse de un asunto así, pero merecen la pena insistir en ellos:

  • Asegúrate de que tus dispositivos tienen el bloqueo de pantalla activado. Dejar tu móvil o alejarte de tu portátil incluso por un minuto o dos en un espacio público puede suponer un riesgo de seguridad. Esta puede parecer una precaución obvia, pero el 64% de la gente no usa el bloqueo de pantalla. Para los móviles, también aconsejamos aprovechar las ventajas de las opciones de contraseñas largas: iPhone llega a los 6 dígitos, y Android permite claves de 16 dígitos.
  • Invierte en un buen programa antivirus para tu ordenador. Grandes compañías como Bitdefender, Norton y Kaspersky están siempre entre los favoritos, y proveedores gratuitos como Avast y AVG también son populares (aunque tengas que soportar anuncios). Estos servicios ayudan a avisar de posibles problemas si un hacker consigue colarse entre tus defensas.
  • Comprueba siempre si estas usando una conexión http segura. Al iniciar sesión en el email o usar redes sociales como Facebook, mira la URL y asegúrate de que hay un candado verde seguido de las letras “https” al principio. Esto significa que cuando estás conectado a través de una conexión http segura, lo que supone que una página web solo está enviando tus datos de forma encriptada. “Si estás en un sitio y no es seguro, simplemente pon una ‘s’ después de ‘http’ en la barra de direcciones, y en muchas páginas serás redirigido a una conexión encriptada segura”, afirma Golbeck. Debe parecerse a esto:
    Https
  • Si eres usuario de Google Chrome, Golbeck también recomienda usar la extensión Do Not Track para que lo anunciantes de terceros no puedan rastrear tus actividades a lo largo de la red.
  • Activa la eliminación remota, por si tu teléfono se pierde o te lo roban. Si no puedes encontrarlo, al menos puedes proteger tus datos. Estos ajustes se pueden activar a través de iCloud o Google Sync, y todos los datos serán eliminados de forma remota una vez que tu teléfono se conecte a Internet. (PCMag te guía a través de la configuración, si no estás aseguro de cómo hacerla.)
  • No ignores las actualizaciones de tu sistema operativo. Aunque a veces saltan en los momentos más inoportunos, hacer clic en “recordar más tarde” puede ser un riesgo para tu seguridad. Estas actualizaciones de los sistemas operativos a menudo solucionan brechas de seguridad, con el fin de que los hackers y bots no puedan entrar, ya que se van familiarizando con el sistema.
Al igual que el artículo? ¡Compártelo!
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *