Como Armar un PC Gamer: Guía paso a paso (edición 2019)

Cómo montar un PC gamingHoy vamos a guiarte a través de nuestra guía paso a paso para montar un PC gaming.

Al final de este artículo sabrás todo lo necesario para empezar tu viaje por el maravilloso mundo de los PC gaming. Vamos a ayudarte a:

  1. encontrar la configuración adecuada según tus necesidades
  2. ayudarte a entender cómo funciona cada componente
  3. Asegurarte de que estás totalmente equipado con lo necesario

Empecemos.

Aspectos a tener en cuenta antes de montar tu propio PC gaming

Antes de montar o comprar un PC, tienes que asegurarte de que tienes un sólido conocimiento de tus necesidades en relación a lo que te puedes permitir realmente.

Eligiendo tu presupuesto

Para comprar un equipo nuevo, te recomendamos comenzar con un presupuesto mínimo de 300€ para los componentes principales del sistema. Sin embargo, esto sería muy básico y no sería adecuado para los juegos más modernos como Monster Hunter: World o Doom Eternal.

Para obtener tasas de frames jugables en los últimos juegos, tendrás que llegar al rango de los 400€-600€.

Por 700€-800€ estarás más que equipado para títulos modernos e incluso podrás adentrarte en algunos juegos de realidad virtual (RV) y en la creación de contenidos.

Al llegar a los 1000€, y hasta los 2000€ y más allá, verás que los beneficios en cuanto a rendimiento real empiezan a disminuir. Este rendimiento extra solo te útil si debes tener lo mejor de lo mejor, o si piensas renderizar vídeos o emitir en streaming a diario.

Entendiendo tus necesidades

Si has llegado hasta aquí, es probable que vayas a usar tu PC para jugar. Dicho esto… ¿a qué tipo de juegos vas a jugar?

Los títulos de eSports están diseñados para funcionar decentemente en sistemas de gama baja y muy rápidos en equipos de gama alta y media. Si solo estás interesado en estos juegos, no tienes que gastar más de 400$. Esto también es aplica a la emulación de consolas y juegos antiguos.

Como hemos mencionado antes, los títulos de última generación funcionarán mejor a partir de 600€. En este punto querrás una experiencia de juego inmersiva a altas tasas de frames por segundo y ajustes gráficos altos, y poder seguir así al menos durante los próximos tres o cuatro años.

Si te ves como un jugador profesional o si quieres convertirte en uno, debes considerar tu PC como una inversión. Aquí es donde pagas 1000€ o más para tu configuración de PC, con un procesador lo suficientemente potente para el renderizado y el streaming que vas a hacer cada día.

Eligiendo las partes de tu configuración de ordenador gaming

Al elegir las piezas para tu PC, hay que tener en cuenta mucho más que el precio y la popularidad.

Tienes que asegurarte de que las piezas son compatibles unas con otras (herramientas como PCPartPIcker son geniales para ello, si no quieres usar nuestras configuraciones), y que tengan un equilibrio razonable. Lo peor que puedes hacer es gastar 200€ en tu tarjeta gráfica para luego descubrir que tu procesador de 50€ hace cuello de botella hasta el punto de que no puedes jugar a tus juegos favoritos.

Estos son los componentes que necesitarás para montar un PC gaming:

  1. Procesador (CPU)
  2. Placa base
  3. Tarjeta gráfica (GPU)
  4. Memoria (RAM)
  5. Almacenamiento (SSD o HDD)
  6. Fuente de alimentación
  7. Caja

Ahora, vamos a verlas una por una.

Procesador (CPU)

El procesador o Unidad de Procesamiento Central (CPU) es básicamente el «cerebro» de tu equipo. Es el segundo componente con mayor impacto en el rendimiento de los juegos, solo por detrás de la GPU, y el más importante para la creación de contenido. ¡En algunos juegos, la CPU puede ser incluso más importante para conseguir un FPS alto!

Las tres cosas más importantes que debes saber sobre un procesador son su velocidad de reloj, núcleos y hilos.

La velocidad de reloj es una medida de la velocidad de procesamiento, en gigahercios (GHz). Los núcleos se suelen asignar a diferentes tareas de tu sistema, pero ciertas aplicaciones pueden usar múltiples núcleos a la vez. Los hilos se correspondían normalmente con los núcleos, pero muchos procesadores de gama alta permiten el «hyperthreading», que añade un hilo adicional por núcleo, creando un núcleo virtual adicional.

Sin embargo, el número de núcleos y la velocidad de reloj realmente solo sirven como medidas directas de rendimiento entre procesadores de la misma generación. Un procesador de cuatro núcleos y 3 GHz de 2012 rendirá de forma muy diferente a uno de cuatro núcleos y 3 GHz lanzado en 2019, gracias a sus cambios de arquitectura subyacente.

Por este motivo, y para asegurar una buena vida útil, lo mejor es mirar CPU actuales y compararlas con sus hermanos antes de decidir la compra. Si quieres comparar procesadores dispares, te recomendamos usar una herramienta como UserBenchmark para ver cómo se comparan entre sí en términos de rendimiento informático puro.

Los procesadores Intel son conocidos por su gran rendimiento por núcleo individual, lo que los hace especialmente adecuados para gaming. Pero a menudo se les critica por sus altos precios y sus limitaciones para hacer overclock.

Los procesadores AMD son conocidos por su gran rendimiento multinúcleo, por lo que son ideales para multitarea y trabajos de productividad. En los últimos años, su rendimiento en los núcleos individuales ha mejorado considerablemente, hasta casi alcanzar a Intel. Además, suelen ser mucho más baratos.

Placa base

«Hacer overclock, o no hacer overclock?» – Seguramente no Hamlet

Has elegido tu CPU. Ahora, necesitas una placa base compatible.

La principal diferencia entre una placa base de gama baja y una de gama alta son sus capacidades para hacer overclock. Para hacer overclock a tu procesador:

  • Con procesadores Intel, necesitas una CPU de serie K y placa base de serie Z.
  • Con procesadores AMD, necesitas una placa base de serie B o X. Todos los procesadores modernos de AMD son aptos para overclock.

Una vez que has decidido si hacer overclock o no, es hora de decidir la placa base y su correspondiente tamaño de caja: ¿ATX, MATX o ITX? (Aunque hay más tamaños).

Cosas como los puertos USB no suelen cambiar entre tamaños, pero cuanto más pequeño sea (ATX el más grande, ITX el más pequeño), menos ranuras RAM y PCIe tendrás. Para equipos baratos, te recomendamos optar por el punto intermedio y elegir una MATX, ya que las ATX y las ITX suelen ser más caras, especialmente cuando se agrega el coste de una caja compatible.

Una vez que has superado las cuestiones principales de overclock y compatibilidad, lo que realmente importa es comprar a un fabricante de calidad. Gigabyte, ASUS, MSI, EVGA y ASRock son nuestras opciones recomendadas. Comprar un modelo de un fabricante desconocido es esperar a que ocurra un incendio.

Ten en cuenta que las placas base son lo que menos efecto tienen en el gaming, si es que tienen alguno. No tienes que comprar una placa base gaming para conseguir un buen equipo gaming.

Tarjeta gráfica (GPU)

La tarjeta gráfica o GPU será el componente que más impacto tenga en tu rendimiento gaming, al menos en la mayoría de los títulos.

Para explicar cómo funciona la GPU, imagina tu shooter multijugador favorito. El procesador mantiene el seguimiento de lo que los jugadores están haciendo, dónde se encuentran en el mapa y a qué le están disparando, aunque no veas lo que ocurre.

La gráfica toma esta información y la procesa para generar los gráficos reales que estás viendo, a la resolución y los ajustes que le has señalado.

Aunque la GPU es el componente más importante de un equipo gaming, sigue necesitando de la CPU para funcionar. Si la CPU no procesa lo que ocurre en el juego lo suficientemente rápido, la salida visual de tu GPU sufrirá cuello de botella, ya que tendrás que esperar a que el procesador se ponga al día.

Como regla general, intenta no gastar menos de la mitad del presupuesto para la tarjeta gráfica en el procesador, ya que esto te ayudará a evitar que te veas limitado en todos los juegos menos en los que más exijan a la CPU.

En cuanto a la GPU en sí, mirar las especificaciones no te será tan útil.

La velocidad de reloj es incluso menos indicativa del rendimiento en este caso. Solo recomendamos usarla como indicador de rendimiento entre la misma tarjeta de diferentes fabricantes.

La VRAM (Video RAM) es en realidad una medida mucho más útil. Pero no todos los tipos de memoria son iguales. La GDDR5 es la estándar, no aceptes nada inferior a ella. La GDDR5X, GDDR6 y HBM (High Bandwidth Memory) son mejoras de ella, pero en general se siguen aplicando las normas antes mencionadas.

  • Con 2 GB de VRAM, puedes esperar un rendimiento decente en juegos a 1080p y con calidad de texturas estándar.
  • Con 4 GB de VRAM, puedes esperar un rendimiento decente en juegos 1440p o 1080p y calidad de texturas alta.
  • Con 6 GB de VRAM o más, puedes esperar un buen decente en juegos de RV, 4K y 1440p con calidad de texturas alta.

Si quieres saber cómo rinde exactamente una tarjeta, sin embargo, siempre es mejor mirar los benchmarks. Si vas a comprar una GTX 1060, por ejemplo, busca en Google «Benchmark GTX 1060»

Memoria (RAM)

La RAM, o Random Access Memory, es el tercer componente más importante para el rendimiento de los juegos. Está directamente vinculado a la CPU, por lo que afectará a su rendimiento, especialmente si la estás usando en single-channel, es decir, en un solo canal. (Usa dual o quad-channel siempre que sea posible, o la velocidad efectiva del procesador caerá).

Al margen del dilema del single o dual-channel, la velocidad de la RAM generalmente no marca una gran diferencia en gaming o multitarea común. Donde brilla la velocidad RAM es en aplicaciones de productividad. Sin embargo, ten cuidado porque averiguar la velocidad de tu RAM es más complejo que simplemente saber su velocidad de reloj.

Por cierto, solo deberías comprar RAM DDR4. La RAM DDR3 es m´s lenta y solo debería estar presente en tu equipo si no nos has hecho caso. Sigue los estándares de los procesadores modernos.

Lo más importante es la cantidad de RAM. Cuanta más memoria RAM tengas, mejor será el resto del sistema a la hora de gestionar múltiples aplicaciones y satisfacer las necesidades de memoria de los exigentes juegos actuales. A continuación, encontrarás una lista con las capacidades de RAM más comunes y cuáles son mejores para gaming.

  • 4 GB – El absolutamente mínimo. Adecuado para gaming ligero y tareas informáticas básicas. Sin embargo, se verá fácilmente saturada por los juegos modernos.
  • 8 GB – El punto dulce, por ahora Está bien para jugar y realizar multitareas, aunque algunos títulos de última generación empiezan a consumir toda esta cantidad de RAM. Es la mejor opción para el día de hoy, y algunos años más.
  • 16 GB – La mejor. Te durará al menos 4 años, si no más, antes de que los juegos empiecen a exigir esta cantidad de RAM en el sistema. Esta es también la cantidad que necesitas para empezar con trabajos de productividad.
  • 32 GB – Productividad seria o si quieres fardar
Almacenamiento (SSD o HDD)

Esta es bastante simple. Un SSD, o disco de estado sólido, es un dispositivo de almacenamiento sin partes móviles. Esto hace que sea mucho más rápido que un HDD (unidad de disco duro), pero también mucho más caro por GB de almacenamiento.

Si quieres calidad, hazte con un SSD. Los SSD son más duraderos y más pequeños en general.

Si quieres cantidad, hazte con un HDD. Son más grandes, pero menos duraderos.

Si te lo puedes permitir, te recomendamos comprar ambos.

Un SSD con un par de cientos de gigabytes puede albergar el sistema operativo, los programas y algunos de tus juegos favoritos, consiguiendo un sistema con mucha mejor respuesta en general. Todo (juegos incluidos) se cargará más rápido. Puedes usar tu SSD como caché (algo parecido a la RAM… más o menos).

Un HDD, por su parte, puede usarse para almacenar archivos multimedia y el resto de tus juegos, especialmente los que no son multijugador, en los que los tiempos de carga no importan tanto. Esto da como resultado tiempos de carga más lentos para los juegos, pero realmente no cambiará nada a la hora de ver vídeos o escuchar música.

Fuente de alimentación

La elección de la fuente de alimentación es bastante directa… siempre que sigas algunas normas básicas.

  1. Compra una marca con buena reputación. Los fabricantes genéricos a menudo venden malas fuentes por precios verdaderamente bajos, lo que puede ser tentador… hasta que tu sistema se fríe o echa a arder. Quédate con marcas de renombre como Corsair, EVGA o SeaSonic.
  2. Asegúrate de tener potencia suficiente para tu sistema. Usando PCPartPicker o Wattage Calculator, puedes determinar lo potente que tiene que ser la fuente de alimentación. Los requisitos de potencia señalados por las tarjetas gráficas están inflados normalmente, pero puedes ceñirte a ella si planeas hacer overclock.
  3. Las calificaciones 80+ suponen eficiencia. Cuanto mayor sea la eficiencia, menor exceso de energía consumirá la fuente y menos calor desprenderá. No compres una fuente sin al menos una certificación 80+ básica. Cualquier cosa por debajo queda prohibida.
Caja

Afortunadamente, esta decisión es la más simple. Primero, elige el formato que coincida con el tamaño de la placa base: ATX, MATX o ITX.

También debes asegurarte de que la caja que elijas tiene espacio para tu gráfica (las cajas ATX y MATX por lo general pueden albergar incluso las tarjetas modernas más grandes). Las cajas ITX, sin embargo, tendrán más dificultades para dar cabida a las gráficas más grandes… Así que ten esto en cuenta.

Ahora que has decidido el tamaño, asegúrate de que eliges una caja con soporte para funcionalidades modernas, como conectores USB 3.0.

También debes asegurarte de que la torre tiene una configuración para ventilación adecuada. Si tiene espacio para dos ventiladores de entrada y rejillas para ellos, tus necesidades de flujo de aire básicas probablemente estén cubiertas.

Para configuraciones de refrigeración líquida, necesitarás cajas con espacio para poder montar un radiador en la parte superior. Esto es en realidad bastante común en configuraciones ITX, donde no hay mucho espacio para ventiladores por aire grandes.

Una vez que has superado la cuestión de la compatibilidad y la refrigeración, el resto se reduce a calidad de construcción y preferencia personal. Para evaluar la primera, lo mejor es leer análisis, mientras que la segunda depende solo de ti.

Eligiendo los periféricos y el sistema operativo

Ya tienes tu configuración principal. Ahora, vamos por el resto.

Sistema operativo (SO)

Necesitas un sistema operativo. Si te lo puedes permitir, simplemente hazte con Windows 10. Puede que no sea perfecto, pero anteriores versiones de Windows están perdiendo el soporte rápidamente, y puedes personalizarlo para que se parezca más al 7 o al XP si quieres.

Si no puedes permitirte Windows 10 ahora, puedes optar por una distribución de Linux (Ubuntu o Mint son las mejores para los usuarios comunes) o simplemente descargar e instalar Windows 10todos modos. Perderás algunas funcionalidades, pero ninguna tendrá un impacto real en el rendimiento de los juegos de una forma significativa.

Lee mas: Mejor Antivirus de Pago

Ratón y teclado

Si no tienes ya un teclado y un ratón, tendrás que comprarlos. Si juegas a shooters, el ratón marcará una diferencia mayor en tu rendimiento de juego que el teclado. Si juegas a MOBA, MMO o juegos de estrategia, ocurrirá al contrario.

Monitor gaming

El monitor debe ir en consonancia con el resto de tu configuración. No deberías comprar un monitor de 1080p para una configuración de 2000$, por ejemplo. Eso sería bastante ineficiente.

  • Elige 1080p 60 para configuraciones de hasta 500€
  • Elige 1080p 144 o 1440p 60 para cualquier configuración de hasta 800€
  • Elige 1440p 144 o 4K 60 para cualquier configuración de hasta 1000€ o más

Lee mas:
Mejores Monitores Gaming
Monitor 4K Gaming
Monitor para Edicion de Fotografia

Ventiladores

Si te preocupa realmente mantener tu sistema fresco, (especialmente importante para overclockers), deberías estar dispuesto a comprar algunos ventiladores extra para la caja. A continuación, tienes dos opciones muy recomendables de alto rendimiento, pero puedes elegir entre otros de los mejores ventiladores para torre y disipadores para procesador.

  • Rendimiento: El ventilador Noctua NF-F12 proporcionan un excelente rendimiento y funciona de forma bastante silenciosa.
  • RGB – Los ventiladores Corsair HD120 RGB ofrecen un excelente rendimiento y tienen iluminación RGB, pero no son tan silenciosos.

¡A montar tu primer ordenador!

¡Enhorabuena, ya sabes casi todo lo que necesitas!

Si quieres probar como se te da diseñar tus propias configuraciones de PC o descubrir si todo sería compatible, usa PCPartPicker o prueba PC Building Simulator.

Si no quieres elegir tus propias piezas, no pasa nada. Empieza con una de nuestras configuraciones, enlazadas abajo.

Al igual que el artículo? ¡Compártelo!
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *