FreeSync vs G-Sync ¿Cuál es mejor para ti?

Hay dos sistemas de sincronización que pueden hacer que la experiencia gaming en tu PC sea mucho mejor. ¿Pero cuál es el adecuado para ti?

La decisión se reduce a una elección clave: AMD o Nvidia Las tarjetas gráficas de ambas compañías te permiten jugar a los últimos títulos a varios niveles de detalle y resolución, pero en el fondo, todas hacen lo mismo.

Cuando se trata de elegir equipo, tienes FreeSync y G-Sync. De nuevo, tenemos funcionalidades similares, pero el primero es compatible con AMD y el segundo con Nvidia.

Si ya has elegido tu tarjeta gráfica y no piensas cambiar de idea, probablemente la decisión ya esté tomada. Pero si aún estás en el proceso de compra, vamos a ver algunos factores clave que te pueden ayudar a decidir.

¿Qué es FreeSync y G-Sync?

FreeSync vs G-Sync FreeSync permite a la tarjeta gráfica y al monitor al que esté conectada comunicarse entre ellos para mantener una tasa de refresco estable que puede variar dependiendo de lo que la tarjeta gráfica esté produciendo en un momento dado. El resultado es una experiencia estable y muy fluida y una tasa de refresco variable. No todas las tarjetas gráficas de AMD lo soportan, aunque la´s más recientes sí lo hacen.

G-Sync sincroniza el monitor y la tarjeta gráfica gracias a un módulo incorporado dentro de la pantalla. La tarjeta y el monitor irán solo tan rápido como pueda ir el más lento de los dos, dependiendo de dónde se dé el cuello de botella. Esto da como beneficio final que el monitor mostrará cada uno de los cuadros producidos por la gráfica, lo que resulta en una experiencia super fluida.

Al final, el resultado final es muy similar en ambos casos: una experiencia de juego suave como la seda. Las dos compañías tienen un enfoque un poco diferente, pero el resultado es muy parecido.

La gran diferencia entre los dos es que el G-Sync de NVIDIA necesita que los monitores tengan un chip incorporado, lo que afecta al precio de venta. Más adelante lo veremos con más detalle.

Diferencia de costes: Tarjetas gráficas

FreeSync vs G-Sync Existe la creencia de que las tarjetas de AMD son mejores para jugadores con poco presupuesto, y aunque eso no es del todo incorrecto, no puedes tomártelo tal cual. En el momento de escribir este artículo, Nvidia y AMD apuntan a diferentes mercados. AMD está enfocado definitivamente en la gama baja, desde la RX 460 hasta la RX 480, mientras que Nvidia cubre un rango más amplio, desde la básica GTX 1050 hasta la GTX 1080 Ti.

Pero eso no significa que las tarjetas de AMD sean malas, ni mucho menos. La RX 480 es una tarjeta muy capaz, como también lo es la RX 470. Y si buscas puedes encontrar la RX 480 de 8 GB por no mucho más de $200.

En cambio, la tarjeta de mayor gama de Nvidia cuesta desde $699, aunque también es mucho más potente que cualquier cosa que AMD tenga que ofrecer en estos momentos. Por un precio similar a las tarjetas de AMD, puedes encontrar la GTX 1050 Ti y la GTX 1060, ambas excelentes para jugar en 1080p con ajustes gráficos medio-altos.

AMD tiene su RX Vega en el horizonte para finales de 2017, pero ahora mismo su mejor tarjeta está disponible por el precio de una de rango medio de Nvidia. Así que si el precio es importante para ti, optar por AMD te hará ahorrar algo.

Diferencia de costes: Monitores de PC

FreeSync vs G-Sync Al elegir un monitor de PC, no existe ninguna ambigüedad como la que hay con las tarjetas gráficas: Los paneles G-Sync cuestan más. No hay nada que se puede hacer al respecto, ya que depende de la propia Nvidia, que dicta que se debe insertar un módulo para soportar el G-Sync.

El FreeSync, por el contrario, ya da una pista en su nombre. Normalmente no añade ningún coste al monitor. Los fabricantes podrían subir un poco el precio, pero aún así, comparado con el equivalente G-Sync, la diferencia sería significativa.

Por ejemplo, puedes disfrutar del FreeSync incluso en un monitor gaming barato de marcas como Viewsonic por $140. Para comprar un monitor con G-Sync, debes gastar alrededor de $400 en algo como un monitor Dell de 24 pulgadas. Pero en la práctica son lo mismo. El HP Omen 32 que analizamos recientemente soporta FreeSync por $400 y se trata de un monitor de 1440p y 32 pulgadas. Es imposible que algo así con G-Sync cueste tan poco.

Resumen

En definitiva, el mayor beneficio de disfrutar de tus juegos con FreeSync es el coste. Tal y como están las cosas, te gastarás menos en una tarjeta gráfica de actual generación y también menos en un monitor de PC para usarlo con ella. Puede que sacrifiques algo de potencia y cosas como el gaming en 4K, pero tendrás unos gráficos fluidos y detallados y más dinero en tu cartera.

Si te gustan los juegos más nuevos, potentes y espectaculares, entonces debes hacerte con una tarjeta de Nvidia. Te vas a gastar más en ella, y también tendrás que gastar más en un monitor con G-Sync para acompañarla.

La experiencia final entre ambos sistemas es muy similar, pero la cantidad que te gastes puede ser muy diferente.

Lee mas:
Monitor para Edicion

Al igual que el artículo? ¡Compártelo!
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *